jump to navigation

Y todo sin salir de casa 17 noviembre 2009

Posted by lupus11 in Series.
Tags:
add a comment

(SPOILER Californacation season 3)

Siempre se ha dado importancia al lugar donde se realiza la acción, al juego con el entorno. Y eso precisamente es lo que se ha hecho en el último episodio de Californication, toda la acción (excepto unos brevísimos instantes en el inicio del capítulo) sucede en el apartamento de Hank Moody, y en ese apartamento es donde se creará el caos.

Es bastante común decir, que si dos personas tienen un problema, encierra las en una habitación y que solucionen sus problemas. Eso es exactamente de lo que trata este episodio. Recordemos, Karen, madre de Becca Moody y da la que esta realmente enamorado Hank, esta fuera de la ciudad; Hank intenta ser buen chico, e intenta cortar sus relaciones con:

a) Jackie: La alumna/stripper de Hank y que está “obsesionada” con él.

b) Jill Robinson: Mujer despechada y con varias relaciones fracasadas a las espaldas, que está “obsesionada” con Hank, hasta tal punto de “aceptarlo tal como es”.

c) Felicia Koons: Mujer del decano donde supuestamente imparte clase Hank, insatisfecha sexualmente, y que finalmente, en el anterior capítulo, Hank pudo acostarse con ella (cuando intentaba ser un buen chico, claro). Por cierto, ahora también esta obsesionado con él.

Así que tenemos a Hank con múltiples rollos, de los cuales entre ellas se conocen pero desconocen su relación con el protagonista, y los tenemos a todos ellos en el apartamento de Hank, y este intentando separarlas e intentar solucionar los problemas uno a uno. Claramente, esto es incontrolable. Entonces por fin, tenemos a Hank enfrentándose a los problemas que él mismo se había creado. Finalmente todo el mundo (incluidas Becca y Chelsea, esta última hija de Felicia) sabe lo que Hank intentaba esconder, al mismo tiempo que intentaba terminarlo.

En este capítulo se vemos como todo lo que había cosechado Hank tiene que recogerlo y con muchos perjudicados. Volvemos a ver a una Becca madura que le intenta abrir los ojos a su padre, al mismo tiempo que intenta entenderlo. Vemos a un Hank perdido entre sus amoríos, que no puede controlar su vida, y que intenta ocultar sus trapos sucios a aquellos que realmente quiere.

La verdad este capitulo me ha gustado mucho, sobre todo por el juego que de el estar encerrados en la habitación; a aparte esta los hilarantes de sexo delante de muertos, y de descontrol de las situaciones. Vemos a un Hank saturado, pero siempre “relajado”. En fin, cuanto nos gusta el pecado a las personas.

Por cierto os dejo una frase que nos ha regalado este capitulo.

“Skypus interruptus”

Anuncios